Sorpresa. Brujas, fantasmas y… magia

Concurso de HalloweenNos acercamos al 31 de octubre, una noche llena de magia y misterio en la creencia de que «los muertos regresan a visitarnos». Es Halloween o víspera de Todo los santos.

Como estamos sumergidos en este ambiente de magia y terror, miles de historias pueden nacer al abrigo de nuestra imaginación, si son cuentos para niños te puede interesar conocer los 10 paso para escribir un cuento de terror para niños; pero sí lo que quieres es darle forma a esa historia para adultos que da vueltas en tu mente, te pueden ser de utilidad los 20 consejos para crear historias de terror: primera parte y segunda parte, de la mano de maestros como Lovecraf, Poe, King…

De dónde viene esta creencia, ¿lo sabéis?

El día de las ánimas (difuntos) o Halloween se celebra desde hace más de 3 000 años en Irlanda, como festival de cosecha de los Celtas. Este cambio de estación adquiría una importancia mágica para ellos.

Samhain era el festival más importante, era el último día de la cosecha y el inicio del invierno. Para mantener a los espíritus contentos y alejar así a los malos espíritus de sus hogares, los celtas dejaban dulces fuera de sus hogares. Esta tradición se ha mantenido en el tiempo, convirtiéndose en lo que hoy conocemos como «truco o trato» (trick or treta), donde los niños van de casa en casa pidiendo dulces.

Con el paso del tiempo los romanos conquistaron a los celtas, e influenciaron a estos con sus diosa romana de la cosecha, Pamona. Más adelante, con la llegada de los cristianos, estos decidieron adoptar su tradición festiva y convertirla en una festividad religiosa, denominándola como víspera de Todos los Santos (all hallow’s eve), de aquí el nombre de Halloween.

Sin embargo, siguieron manteniendo sus tradiciones de brujas, fantasmas, esqueletos, gatos negros, calabazas y… magia.

¿Por qué las calabazas en Halloween?

Pues la culpa de todo la tiene Jack-o-Lantern, un irlandés tacaño y muy bebedor. Tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo en un bar, en la Noche de las Brujas…

louisville-jack-o-lantern-spectacularJack había bebido mucho y aún tenía mucho por beber, estaba a punto de caer en las garras del diablo. Sin embargo, ofreció su alma al diablo a cambio de un último trago, claro que para ello necesitaba una moneda, ya no tenía dinero. El diablo se convirtió en moneda para pagar al camarero, pero Jack rápidamente la cogió y la metió en su monedero. Como tenía una cruz en su cartera, el diablo quedó atrapado, no pudiendo volver a su forma original. Jack le dijo que no le dejaría ir si no le prometía que no volvería a pedir su alma en diez años.

Diez años más tarde, Jack se reunió con el diablo en el campo. Este iba preparado para llevarse el alma del irlandés, pero le pidió una última voluntad: «Iré, pero antes de hacerlo, ¿me pasarías una manzana que está en ese árbol, por favor? El diablo pensó que no tenía nada que perder y de un salto llegó a la copa del árbol, pero antes de darse cuenta, Jack ya había tallado una cruz en el tronco con un cuchillo. El diablo no pudo bajar ni atrapar a Jack ni obtener su alma. Jack le hizo prometer que jamás le pediría su alma nuevamente, y el diablo tuvo que aceptar.

Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar en el cielo. Durante toda su vida había bebido mucho y había sido un estafador. Pero cuando intentó entrar al infierno, el diablo tuvo que enviarlo de vuelta, pues no se podía quedar con su alma, era su promesa.

¿Adónde iré ahora?, preguntó Jack, y el diablo le contestó: «Vuelve por donde viniste». El camino de regreso era muy oscuro y con mucho viento. El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido desde el infierno, para que se guiara en la oscuridad, y Jack lo puso dentro del nabo que se iba comiendo, así no se le apagaría con el viento.

Jack fue condenado a caminar en la oscuridad eternamente…

Y ahora te estarás preguntando: ¿qué tienen que ver los nabos con las calabazas? Aquí va la respuesta.calabazas de halloween

Los pobladores de las islas británicas, especialmente Irlanda, son descendientes de los celtas, por eso, tal y como mandaba la tradición, ahuecaban nabos y ponían carbón en ellos para iluminar, y así daban la bienvenida a sus seres queridos, a la vez que se protegían de los malos espíritus. Pero cuando los irlandeses llegaron a América, conocieron las calabazas y se dieron cuenta de que eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar, desde entonces… ningún niño ha crecido sin conocer un Jack O’ Lantern (la lámpara de Jack).

 

 

Y para los niños, la historia de Halloween en inglés…

Anuncios

Déjanos tu comentario ¡Gracias por participar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s