Los «condimentos» de la escritura

 

Al igual que un buen plato de carne o pescado, nuestra obra o relato tiene que estar cocinado con unos buenos ingredientes, pero deberás aderezarlo con tu toque personal: los condimentos.

Sin embargo, al igual que en la cocina, tenemos que usarlos con moderación. No te molestes en hacer gritar, recitar, subrayar, exclamar, razonar o cualquier otra cosa por el estilo, a no ser que lo estés haciendo por una buena razón. Cada vez que utilices una palabra sofisticada, tu lector va a mover la cabeza, y puede que en alguna ocasión no la vuelva de regreso. Pongamos un ejemplo: «”Yo me atrevo a tirarme” —gritó Elena, mientras un gallardo rubor le recubría las mejillas. “Yo también” —respondió Juan.»

Los adjetivos y los adverbios, condimentos más usados, debes utilizarlos allí donde mejor encajen y se necesiten. No todas las acciones necesitan un adverbio calificativo, ni todos los objetos necesitan un adjetivo calificativo. Es muy probable que tu lector tenga una imagen mental de un elefante y que pueda aplicarla sin problema; si en tu historia hay un elefante, no debes cargarlo de adjetivos a no ser que sea necesario, por ejemplo, porque tu elefante es de color amarillo, algo de lo que tu lector no tendrá una imagen muy real.

Usa todas las herramientas que tienes a tu disposición. El lenguaje es flexible, y tu forma de utilizarlo debe ser siempre deliberada. Nunca olvides el efecto horrible que causan las palabras equivocadas: «No le tengo miedo a nada en el mundo —respondió Pedro entre titubeos».

Recuerda tener presente que las palabras, en una página, poseen varias dimensiones: se ven, se oyen parcialmente (sobre todo si sugieren un sonido), incluso se huelen (un perfume, el olor del pan recién hecho…). Además, algunas palabras parecen suaves y otras ásperas; algunas líquidas, otras cálidas o frías: tu lector responderá mejor a una «risa dulce» que a una «risa estriada».

Los signos de exclamación, la cursiva, las mayúsculas y, sobre todo, los dialectos, deberás emplearlos con una precaución extrema.  Imagínate que son el “ajo”  y, por tanto, deberás utilizarlos en consecuencia.

No intentes confundir a tu lector innecesariamente; un lector confundido es un lector hostil. No pretendas que adivine por qué hace algo un personaje o el motivo de un comentario; si quieres que se detenga y piense un instante, deja muy claro que todo se arreglará más adelante. Si quieres dejarle preocupado por una pregunta extraña o perturbadora y que avance con expectación durante un fragmento de tu historia, deja que uno de tus personajes haga algo extravagante; ¡ojo!, asegúrate luego de explicar de algún modo, antes de que acabe tu historia, por qué lo hizo o qué ocurrió cuando lo hizo.

El lector trae consigo un gran conocimiento que tú debes asumir, pero él depende necesariamente de la información que le proporciones para entender la historia que, al fin y al cabo, tú has escrito.

Fuente: Notas para un joven escritor, de Shirley Jackson

Anuncios

6 comentarios en “Los «condimentos» de la escritura

  1. Muy interesante. Todos estos detalles nos señalan los errores que a veces cometemos al escribir. No dejes de darnos consejos, son muy agradecidos.

    Me gusta

    • Gracias por seguirnos, comentar, y por tus palabras, Alice. Es una alegría saber que os son útiles los consejos que compartimos. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Me gustan ciertos consejos para rever algunos escritos míos. “No todo está dicho en Literatura, me dijo un escritor. No tomes al pie de la letra lo que te aconsejan”; pero yo pienso que es interesante. Uno repasa lo que escribe y va dándose cuenta de ciertos errores o excesos. ¡Gracias!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti, María, por visitar nuestro blog y comentar. En efecto, aunque todos los temas han sido tratados, desde luego la forma de hacerlo es lo que marca una historia para que guste o no al lector y, en este aspecto, como bien dices, no todo está dicho.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Déjanos tu comentario ¡Gracias por participar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s