La edad de hierro, de J.M. Coetzee

LA EDAD DE HIERRO

 Decir de esta novela que es maravillosa y amena seria ponerle adjetivos demasiado trillados y propios de un vendedor de biblias, aunque fuera verdad. Como bien dice J.M.Coetzee en “El maestro de Petersburgo” La lectura consiste en ser el brazo y ser el hacha y ser el cráneo que se parte; la lectura es entregarse, rendirse, no mantenerse distante ni burlón.

Con su brazo transparente me metió entre las líneas de “La Edad de Hierro” y de un solo hachazo cortó todo lo que sucedía a mi alrededor, para mantener mi cerebro en una historia; intensa, triste a la vez que violenta. Tuve que leer despacio porque al hacerlo deprisa mi personaje se moría. Lloré, me dolieron los huesos y sentí la lluvia caer dejándome el vestido pegado a la piel. Cuando lograba salir del trance en el que estaba metida y volver a la realidad, lo único que me apetecía era seguir leyendo en alto para que todos los que me rodeaban sintieran lo mismo que yo.

 Carmen García.   

Anuncios

Déjanos tu comentario ¡Gracias por participar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s