Como mujer quiero apoyar esta campaña

Todos sabemos que el problema de los malos tratos está ahí, no es algo sin importancia. Son muchas las personas afectadas, y desgraciadamente, las víctimas. Si bien es verdad que también hay hombres que lo sufren, el mayor porcentaje de víctimas son mujeres.
El Instituto de la Mujer ha comenzado el día 19 de Junio una campaña publicitaria, con cuñas en la radio de 45 segundos, que durará hasta el 9 de Julio. La campaña, con el lema “Antes”, tiene un objetivo claramente educativo y preventivo, reflejando el proceso del maltrato desde sus fases iniciales. A través de un relato que va de mayor (la muerte) a menor (el insulto y el desprecio) gravedad, se alerta del inicio de la violencia y de cómo se desarrolla, permitiendo identificarla tanto a las víctimas como a los agresores.

Voy a reproducir el texto aquí, es importante leerlo.“Antes de matarla, la amenazó…Con matarla. Antes de eso le dio mil palizas. Eso fue antes. Mucho antes le dio un puñetazo, y antes un tortazo de nada. Antes la había amenazado con el puño y antes había golpeado la pared como si la pared fuera ella. Antes había dado un millón de gritos, y antes la insultó delante de los niños. Pero antes pasaron más cosas”. “Antes le dijo: ¿quién te crees que eres? y antes de eso, ‘pareces tonta’ y antes ni se fijo en que ella lloraba. Eso fue antes. Antes. Antes. Porque antes hubo tantas cosas… ¿Alguna vez te has preguntado en qué momento un hombre deja de ser hombre?”.

Covi Sánchez, presidenta de AEN.

Anuncios

5 comentarios en “Como mujer quiero apoyar esta campaña

  1. CONTESTACION CARTA AFECTADOS.

    Si en esta España Democrática donde no existe ningún tipo de control sobre estas Clínicas y sus Cirujanos, que son capaces de dejar a gente con graves problemas de visión, sin ningún tipo de control. Nos encontramos los afectados.

    Un saludo, de tu amiga una afectada

    Me gusta

  2. Carta a los afectados por la cirugía refractiva,
    Ayer pasé toda la tarde al teléfono, hablando con varios afectados de la cirugía refractiva. Llevo también varios días acostándome al dos a las tres de la mañana sumergida en las páginas web buscando lo que no se encuentra, luchando contra los demonios de un pasado reciente, los mismos que os invaden a todos y que yo creía haber olvidado.
    Juré y perjuré a mis familiares que había abandonado todos los temas relacionados con la cirugía. Desde hacía unos tres años sólo atendía las llamadas de teléfono, orientando a unos y a otros, compartiendo inevitablemente su sufrimiento, esta amargura que yo creía haber soterrado.
    Y hoy, la bestia negra del recuerdo, la bestia ennegrecida de vuestra congoja me ha apresado. Vuestro dolor, vuestra desesperación me violentan como en los tiempos de mi doloroso paso por los quirófanos, sendero a través de la incomprensión de mis allegados, ruta a través de la indiferencia de los seudo-profesionales de la sanidad que me atendieron cuando me arrebataron parte de mi vista, parte de mi vida.
    Voy a difundir esta carta en todos los medios que pueda para que la gente entienda que sois, que somos unas víctimas a quienes no se les han hecho ningún caso. No hemos tenido reparación moral ni material y tenemos que luchar como unos locos contra molinos de viento.
    A los escasos lectores que no sean afectados por este tipo de cirugía, sólo diré que hay un gran numero de jóvenes españoles que ya no pueden estudiar, trabajar, que no tienen recursos económicos porque un día ahorraron un dinero para operarse de miopía, mejorar su calidad de vida.
    Resultado: debido a los manos de unos sabios cirujanos, han perdido su agudeza visual, sus ilusiones, su trabajo. La mayoría de los casos no tienen solución.
    Y me pregunto : ¿en esta España democrática, justa y libre, qué harán las autoridades sanitarias para rescatarles?

    Me gusta

  3. Pingback: Before killing her… « Soy donde no pienso

  4. Pingback: Antes. Cuándo empieza el maltrato… « Soy donde no pienso

  5. El texto es interesante, tanto en el contenido como en la presentación del mismo.
    Cuando era pequeña nos enseñaban a no invocar la pelea en las discuciones, o los malos tratos para con los semejantes, pero para muchos el ejemplo era distinto. En gran parte, eso explica por qué los niños del ayer, aún conservan la mala semilla en sus actos. Debemos enseñar a nuetros hijos la fortaleza de un diálogo sin mayores giros en la conducta que un cambio de opinión inesperado, pero para eso primero debemos convensernos a nosotros.

    Me gusta

Déjanos tu comentario ¡Gracias por participar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s